Inicial StiroFert regímenes
StiroFert regímenes PDF Imprimir Correo electrónico

Por la directiva 2002/91/EC sobre las características energéticas la Unión Europea regula la normativa para los proyectos y la demostración de la eficacia energética de las estructuras.


Existen algunas medidas que hay que tomar con ocasión de la elaboración de los proyectos para los edificios comenzando por las plantas energéticas, distribución de energía, posición de estructuras hasta la aplicación correcta del aislamiento adecuado.

Desgraciadamente, en ninguna parte encontramos las indicaciones sobre ¿qué es lo que hay que modificar para que los efectos del aislamiento mejoren? El sólo aumento del espesor del aislamiento no basta si las partes portadoras de la estructura (las paredes y las estructuras de los forjados) son edificadas con los materiales sólidos y relativamente fríos como: varios tipos de hormigón, los materiales hechos de tierra, piedra...

 Stirofert ofrece los materiales de construcción modernos con unas características de aislamiento excepcionales, actuando como un segmento clave para el aumento de la eficacia energética solucionando los problemas de aislamiento de las estructuras.

 

El problema del aislamiento de los espacios cerrados y de la selección del aislamiento nos presenta, de un lado, la ausencia del aislamiento adecuado en nuestra región (también, en la mayoría de los países de la UE) que al mismo tiempo podría satisfacer las bajas temperaturas invernales (hasta -20°C) y las altas temperaturas de verano (más altas aún de +40°C). Por otro lado, la sola posición del aislamiento no es adecuada, así que aparecen las pérdidas "ocultas" a través de los “puentes fríos”.




Seleccionando los materiales de construcción y determinando la posición correcta del aislamiento aseguramos el comportamiento adecuado durante el calentamiento, refrigeración, conductividad ("respiración") e incapacidad del movimiento del vapor (efectos del "embolsamiento" y del "bochorno").
Las estructuras Stirofert eliminan las pérdidas "ocultas" posicionando el aislamiento en el lugar adecuado, aumentando al mismo tiempo la eficacia energética de la construcción disminuyen el consumo energético en la temporada de la calefacción y hasta 50% con respecto al sistema de la edificación con el aislamiento clásico.
Esto quiere decir que Stirofert toma parte activa de la salvaguardia ambiental, porque la reducción del consumo energético tiene como resultado la menor emisión de los gases nocivos (CO2) en la atmósfera.

Las estructuras de forjados Stirofert por su solución y el aislamiento térmico del poliespan incorporado en la parte de abajo, es decir en el techo, aislan el lugar donde más falta hace aislar.
El aire caliente, que es ligero, se levanta hasta el aislamiento que, en invierno le hace imposible la entrada en el hormigón frío de la estructura del forjado y continúa su circulación por la habitación hacia las paredes, lo que representa la hipótesis fundamental de toda calefacción.

 


Construyendo usando los bloques “eko-keko” hechos de hormigón ligero se obtienen paredes que al mismo tiempo sirven de soporte, aislamiento térmico y sonoro, y son también permeables al vapor ("respiran"), ignífugos y acumuladores.
La pared hecha con estos bloques acumulará una parte del aire caliente y la devolverá a la habitación sin la posibilidad del transporte vertical - conduciéndola hacia los lugares fríos.

La pared satisface todos los demás estandares ecológicos porque contiene una cantidad significativa de cal (tradicionalmente, la cal tiene el papel de desinfectante y de un acondicionador del aire natural dictando el microclima (humedad del aire) óptimo para el hombre.

 

 

Durante el verano el consumo energético para refrescar las estructuras habitacionales aplicando las estructuras Stirofert podría reducirse un 100% porque no necesitamos el aire acondicionado. El posible efecto nocivo en la capa de ozono sería enormemente reducido y los usuarios de los edificios tendrían un ambiente agradable y acondicionado por vía natural.

La estructura de forjados StiroFert, por su aislamiento térmico excepcionalmente bueno, impide la irrupción del aire caliente al interior de la estructura habitacional.
Los bloques “Eko-keko” son permeables al vapor y en los meses del verano el exceso del vapor pasa a la parte exterior así que en la parte interior no queda excesiva humedad y la habitación tiene la temperatura óptima (desde los 24 hasta los 26 °C).Este ambiente crea todas las condiciones de una estancia agradable en los pisos sin el aire acondicionado cuando la temperatura exterior puede superar los + 40 °C. 
 

Esta nueva solución supone el calentamiento parcial de las paredes durante los días del verano pero durante la noche las paredes se refrescan porque no existe el aislamiento potente en el exterior que lo impediría. En las estructuras habitacionales con el aislamiento clásico el aire caliente entra en la estructura del forjado, es conducido por las paredes y continúa desapareciendo de manera "oculta" a través de las placas del balcón y las paredes de la fachada .
La concepción de las paredes macizas de ladrillo y hormigón, aparte de la capacidad de carga, supone también la capacidad de acumular energía pero con este requisito cumplen sólo parcialmente porque mayormente conducen el calor, desde el punto de vista físico, hacia los lugares fríos que son muy difíciles de aislar. Cuando las temperaturas son muy bajas una posible solución es mayor calefacción que, a su vez, provoca el mayor consumo energético.

 


 

En el caso de la aplicación del aislamiento térmico clásico hecho con materiales lanosos la condición indispensable para el material termoaislante es que se quede seco, es decir, para poder desempeñar su función tiene que ser protegido por un folio permeable al vapor. Pero el problema con el folio es que impide la "respiración" de la pared creando el efecto del "embolsamiento de aire caliente" durante los meses del verano.

 



Durante un día de verano el sol produce un efecto sobre las paredes y las estructuras del forjado; dado el largo intervalo bajo el efecto solar una parte del calor pasa por el aislamiento entrando en la pared.
De esta manera las paredes acumulan calor durante el día del que no pueden liberarse durante la noche por el "buen" aislamiento clásico en la parte exterior de las paredes.
Los materiales de aislamiento térmico clásicos son poco permeables al vapor o están cubiertos por el folio polietilénico que al vapor le impide el acceso hacia la parte exterior de la pared, lo que no está bien en verano porque la humedad en la habitación aumenta y se produce el efecto del "bochorno" que perjudica la salud aún cuando la temperatura del ambiente es óptima
(p.ej. 25 °C). En estos casos, a causa de la disminución de la humedad nos vemos obligados a usar el aire acondicionado que mucha gente no soporta a causa de sus problemas con la salud.

La conclusión es : mejor aislamiento en la parte exterior de la pared - más grande el efecto del "bochorno" durante el verano y la necesidad por los acondicionadores. Parece raro, pero la experiencia nos ha demostrado que es verdad .

 

 

 
Banner
Copyright © 2019 StiroFert | termo kuće. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL. Joomla free templates
Joomla free templates, web hosting.